Cámara, Tomás (1847-1904)

Biografía

Tomás Jenaro de Cámara y Castro nació en Torrecilla de Cameros (Logroño) el 19 de septiembre de 1847. Hijo de D. Leonardo Cámara, médico de aquella villa, y de doña Tiburcia de Castro, tomó a temprana edad el hábito de los religiosos agustinos, profesando en 1862. Un año más tarde marchó a Filipinas, donde desarrolló una importante labor misionera. En 1870 fue ordenado sacerdote.

Religioso de modestia ejemplar, frase correcta, razonamiento vigoroso y maneras distinguidas, consiguió crearse una gran reputación en el Archipiélago, llevando la predicación del catolicismo a las más apartadas regiones de aquel territorio. De regreso a la Península, enseñó ciencias físico-naturales en el Colegio de los agustinos en Valladolid, demostrando poseer estos conocimientos con tanta erudición y profundidad como los teológicos.

El 28 de octubre de 1883 fue consagrado obispo de Trajanápolis, auxiliar de Madrid; en el desempeño de este cargo se hizo notar por las conferencias cuaresmales pronunciadas en marzo 1884, todas muy alabadas. Dos años más tarde, fue nombrado obispo de Salamanca, desempeñando su función hasta 1904.

Mientras ocupó la Diócesis de Salamanca, logró un amplio apoyo popular al acudir a Macotera a atender personalmente a los enfermos de peste y lograr la construcción del Hospital de Santa Ana, en dicha localidad. Además, trabajó para conseguir la construcción y restauración de templos religiosos, tanto en la ciudad como en la provincia,  destacando la construcción de la iglesia de San Juan de Sahagún y la restauración del Colegio de Calatrava en Salamanca, y el inicio de las obras de la Basílica de Santa Teresa, en Alba de Tormes. También creó en el Colegio Calatrava un centro de Estudios Superiores Eclesiásticos para mejorar la formación del clero.

Paralelamente, el padre Cámara hizo carrera en política, llegando a ser senador del reino, miembro del consejo de Su Majestad. Precisamente por sus contactos en la política, fue el responsable de la decisión de Alfonso XII de entregar el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial a los agustinos de Valladolid, en 1885. En ese momento, comenzaría una gran tensión entre los religiosos del Monasterio y la casa madre de Valladolid, que terminaría diez años más tarde con la fundación de una nueva Provincia, la Matritense.

A su labor política y eclesiástica, hay que añadir también su actividad como escritor. Falleció en Villaharta (Córdoba) el 17 de mayo de 1904.

Obras

Sus obras más conocidas son:

  • Contestación a la Historia de los Conflictos entre la religión y la ciencia.
  • Vida y escritos del beato Alonso de Orozco, predicador del rey Felipe II.
  • Vida de San Juan de Sahagún.
  • La Libertad y el liberalismo.
  • De la fe católica.
  • De la Oración.
  • Las obras de la misericordia.
  • Dotación del culto y clero

Homenaje

Desde su designación como Ciudad Europea de la Cultura en 2002, la ciudad de Salamanca celebra cada año, un acto poético en una noche del mes de mayo, centrado como pretexto en alguno de los muchos personajes o monumentos de la ciudad que tienen un particular relevancia cultural. Cada celebración se realiza como una manifestación de luz y sonido. Doce poetas ponen letra y texto al acontecimiento evocado, loando el personaje de turno o el monumento recordado en cada edición. Gracias a esta iniciativa es posible disfrutar en la tranquilidad de la noche de ambientes arquitectónicos inigualables, de voces poéticas y músicas ambientales que alternan con la palabra. Esta atinada mezcla crea un clima profundamente sugestivo.
Este año 2014 el acto ha constituido un homenaje al obispo de Salamanca, el agustino P. Tomás Cámara (1885-1904). Se ha celebrado a los pies de su estatua, en la plaza de Juan XXIII.
El P. Cámara tiene, en efecto, una magnífica estatua en la ciudad de Salamanca, obra del escultor Aniceto Marinas. Fue erigida por suscripción popular, en agradecimiento a sus muchos desvelos en favor de la ciudad, de la diócesis y de sus habitantes. El P. Cámara ha sido uno de los más notables obispos de la diócesis salmantina. En su largo servicio a la diócesis se multiplicó en una extraordinaria variedad de ocupaciones, que van desde la atención a los pobres, fundando instituciones y asociaciones de carácter benéfico, al cultivo de las artes, pasando por una ingente labor de reconstrucción de antiguos monumentos  y de construcción de nuevos templos, la promoción de los estudios, las iniciativas editoriales y periodísticas, etc. La provincia agustiniana Matritense tuvo en él un decidido patrocinador, pues apoyó la planificación de la provincia y sus primeros pasos.
Miguel Ángel Orcasitas, OSA