Gonzalo de Lagos

Es uno de los pocos representantes portugueses en el santoral agustiniano. Nació –en torno al año 1360– en Lagos (Algarve), al sur de Portugal, uno de los lugares más soleados de Europa. Hijo de pescadores que faenaban en las aguas del Atlántico, Dios le llamó a ser pescador de hombres y en 1380 vistió el hábito agustiniano en Lisboa.

Ordenado sacerdote, su trabajo apostólico tuvo como destinatarios a los obreros, las gentes sencillas y los niños. Puso su formación teológica al servicio de la catequesis a los niños y no dudaba en ocuparse en distintas tareas manuales. Hombre con un gran sentido ascético de la vida, compositor de cánticos sagrados, excelente calígrafo, miniaturista, escribió varios libros corales. Fue prior de los más importantes conventos de la Provincia Portuguesa, como el de Lisboa y el de Santarem. En 1412, fue elegido prior del convento de Torres Vedras –no muy lejos de Lisboa–, donde permaneció hasta el final de su vida.Allí continuó su incansable actividad en el campo religioso, social y pedagógico, aliviando el sufrimiento de los pobres, que sentían por él afecto filial.

Murió el 15 de octubre de 1422 en Torres Vedras y fue sepultado en la iglesia conventual Virgen de Gracia de Torres Vedras.Todavía hoy se le invoca en Portugal como protector de la gente del mar y de la juventud. Pío VI confirmó su culto el 23 de mayo de 1778.

Texto tomado de la página web de la Orden de San Agustín