Luis de Montoya (+1569)

BiografíaBibliografía
Luis Montoya

Luis Montoya

Nacimiento, ingreso en la Orden y primeros cargos

La villa de Belmonte fue la cuna de este santo religioso agustino. Enviado por sus padres a Salamanca para estudiar la carrera eclesiástica, pronto la interrumpió para entrar a los 17 años en el Convento de san Agustín de la misma ciudad, donde hizo su profesión religiosa el 27 de abril de 1515. Es altamente significativo el hecho de que, poco después de acabar los estudios y de ser ordenado sacerdote, lo nombrasen maestro de novicios en 1521, siendo prior del convento de la ciudad del Tormes santo Tomás de Villanueva. Entre sus discípulos sobresalen Juan Bautista Moya, S. Alonso de Orozco y Agustín de Coruña. ¡Feliz tiempo – exclama el P. Herrera- en que el prior, le maestro y tantos novicios eran santos!”.

No es menos significativo que, al fundarse el convento de Medina del Campo en 1525, pasase a esta población como superior de la nueva comunidad, cargo que, además, desempeñó por espacio de nueve años.

Reformador en Portugal

El año 1535 fue enviado, como reformador de la Orden Agustiniana, a Portugal, en donde, a poco de llegar, sería nombrado maestro de novicios y prior del convento de Lisboa, cargo este en el que permanecería por espacio de once años. En 1543, tras haberle solicitado el rey D. Juan III religiosos para la expedición que preparaba para la India y no poder satisfacer los deseos del monarca por escasez de personal, le propuso el P. Motoya la fundación de un Colegio, en el que pudiesen estudiar y prepararse quienes fuesen enviados. La sugerencia del agustino era una orden para el rey, y se fundó el Colegio en la ciudad de Coimbra. El Colegio muy pronto se transformó en un prestigioso centro de estudios en que se prepararían, de allí en adelante, los numerosos misioneros, tanto agustinos corno de otras Ordenes religiosas, en especial de la Compañía de Jesús, destinados a los territorios portugueses de África y Oriente.

El alma de todo ello fue, sin duda alguna, el P. Montoya bien secundado por las altas esferas del poder. Su celo y ejemplaridad habían llegado a Roma; y en la ciudad eterna se encontraba para asistir al capítulo general de 1551, cuando recibió del Papa el encargo del gobierno de la abadía benedictina de Zeyte en la diócesis de Oporto. Esta abadía sería anexada, poco después, al Colegio de Coimbra.

Al cargo de preceptor del príncipe D. Sebastián, le siguió en 1566 el nombramiento de confesor del mismo por parte de la reina Dña. Catalina, tutora de rey, después de la muerte de D. Juan III. Aún más, queriendo la reina premiar el celo y trabajo del P. Montoya, le ofreció la sede episcopal de Viseo, que él se negó a aceptar, prefiriendo continuar sólo con sus tareas reformadoras.

Y después de treinta y cuatro años de fecundo trabajo y servicio en la provincia portuguesa, a la que gobernó también como superior provincial, murió en la paz del Señor en el convento agustiniano de Lisboa el día 7 de septiembre de 1569, dejando gran fama de santo, atestiguada, incluso, con varios hechos prodigiosos obrados con sus reliquias, de lo que nos dan cuenta sus biógrafos. En 1573, a ruegos del cardenal D. Enrique y de la Infanta Dña. Elena de Lencastro, nieta de D. Juan III, el P. General de la Orden Agustiniana autorizó el traslado de los restos de nuestro Venerable a la capilla de Ntra. Sra. de Gracia. Recientemente (en 1996) se han iniciado los trabajos para llevar a cabo el proceso de su beatificación.

Escritos

Escribió importantes tratados de carácter ascético-místico, entre los que cabe citar: Meditación de la Pasión para las siete horas canónicas, publicada en Medina del Campo en 1534, Obras de los que aman a Dios, en nueve tratados, publicada en Lisboa en 1565 y el inacabado Cuatro partes de la vida de Cristo, publicado en Lisboa entre1565 y 1568. Como nota principal y característica, hay que decir que en sus exposiciones fray Luis de Montoya se preocupa más de la doctrina y de la instrucción del alma que del estilo. Y además, en línea con el rasgo característico de la espiritualidad agustiniana, el tono de sus escritos es afectivo y propio de quien vive íntimamente lo que está exponiendo.

Teófilo Viñas, OSA

Biografías

Alonso Romo , E.J.

Luis de Montoya, un reformador castellano en Portugal. Un reformador castellano en Portugal
Madrid 2008, pp.164.

CURTIUS, C., OSA

Virorum illustrium ex Ordine D. Augustini elogia, cum singulorum expressis ad vivum iconibus
Amberes 1636, pp. 176-179

ESTAL, M. DEL

«Montoya Luis de, osa»., en Dicc. de Historia Eclesiástica de España, 3, Madrid 1973, pp. 1736-37

HERRERA, T.

Alphabetum Augustinianum
Madrid 1644, (ed. Anastática Roma 1990-91)
Vol. II pp. 8- 10.

HERRERA, T.

Historia del convento de San Agustín de Salamanca
Madrid 1652
pp. 251-58; 340-44;

PORTILLO, S. DE, OSA

Chroni¬ca espiritual augustiniana, 3
Madrid 1737, pp. 459-74

ROMÁN, J. OSA

Historia de la vida del muy religioso varón Fr. Luys de Montoya
Lisboa 1589.

TOMÉ DE JESÚS, OSA.

Historia de la vida del muy religioso varón Fray Luis de Montoya Ordenada por Fray Hierónymo Román
Lisboa 1588?

VIDAL, M., OSA

Agusti¬nos de Salamanca, 1,
Salamanca 1751, pp. 253-65;

Estudios

ALONSO ROMO, E.J.

«Luis de Montoya y otros Agustinos amigos de los jesuitas en Portugal)», en La Ciudad de Dios, 218 (2005), 751-769.
Madrid 2008, pp.164

ALONSO, C., OSA

«La fundación del Colegio Agustiniano de Ntra. Sra. de Gracia de Coimbra (1543-1551)», en Revista de Uni¬versidade de Coimbra, 36 (1991) 327-41

ANTONIO DE LA PURIFICACIÓN, OSA

Chronologia monastica lusitana
Lisboa 1642, 89-90

IBEAS, B., OSA

«Ascéticos agustinos españoles», en España y América 23 (1925) 99-112

GUTIÉRREZ, D., OSA

«Ermites de Saint Augustin. Auteurs spirituels», en Dic¬tionnaire de Spiritualité 4, París 1960, pp. 28-29, 983-1018

GUTIÉRREZ, David

Los Agustinos desde el protestantismo hasta la restauración católica, 1518-1648,
ROMA 1971, PP. 92-95, 129-31

SANTIAGO VELA, G., OSA

ENSAYO DE UNA BIBLIOTECA IBEROAMERICANA DE LA ORDEN DE SAN AGUSTÍN
Madrid- El Escorial 1923-1931. Vol V, 589-97

VIÑAS, Teófilo, OSA

Agustinos en Cuenca,
Cuenca 1998, pp. 85-87.

Para ampliar la bibliografía

ALONSO ROMO, E.J.
Luis de Montoya, un reformador castellano en Portugal. Un reformador castellano en Portugal
Madrid 2008, pp.164.