Ortega, Francisco de (+1600)

BiografíaBibliografía

Nacimiento y profesión religiosa

El Castillo de Garcimuñoz (Cuenca) fue la patria chica de este gran misionero agustino, como lo fue también la de otro hermano suyo llamado Juan de Ortega, del que sabemos que profesó en el Convento de san Felipe el Real, el cual figura matriculado en la Universidad de Salamanca y que ocupó importantes cargos en la Provincia de Castilla. Por lo que respecta a fray Francisco, entre los escasos datos con que podemos contar antes de 1570, parece no haber duda de que es el mismo que aparece emitiendo su profesión en el convento de Toledo el día 25 de septiembre de 1564. Una nota, puesta por el P. Herrera, al margen de la profesión, dice: «Fue obispo de Cáceres en Filipinas. Hago mención de él en el Alfabeto».

Sin embargo, hay que reconocer que no es fácil armonizar la fecha de la profesión con los datos aportados por el propio fray Francisco en el Memorial dirigido a Felipe II en 1593. Según esos datos, su tarea evangelizadora tendría que haber comenzado en 1555, puesto que en 1593 se cumplían 38 años, de los que dieciséis los había pasado en Nueva España y los otros 22 en las Islas Filipinas. Pero es que, si profesó en 1564, no es posible su partida para México en 1555. Lo cierto es que para el autor del Alphabetum no hay duda de que es el mismo que profesa el día 25 de septiembre de 1564. Del citado Memorial espigamos lo siguiente:

«Fray Francisco de Ortega, de la Orden de S. Agustín, Visitador General de su Orden en las Islas Filipinas, por Autoridad Apostólica y Real de V.M. y de su General, dize: que, después de haber estado treinta y ocho años en Indias, diez y seis en Nueva España y los demás en las Islas Filipinas, predicando la palabra de Dios, ya ministrando los Sacramentos a Españoles y a Indios, contando en ese tiempo lo que ha tardado en ir y venir a este Reyno de aquellas partes dos veces, y con esta última tres, a los pies de V.M., habiendo navegado veinte y dos mil leguas con muchos peligros y trabajos a informar a V.M. del estado de aquellas Islas y de lo que, a su entender, por larga experiencia que de aquella tierra tiene…, después de haber llevado los quarenta Religiosos, eceto dos que murieron en el viaje que V.M. mandó llevar para la conversión de aquellos naturales, y de haber fundado doce monasterios…, y de haber visitado la Provincia y de haber hecho lo que V.M. le mandó y su Orden le encargó, con parecer y licencia del Gobernador de aquellas Islas, y persuasión y ruegos de los religiosos de aquella Provincia, aunque cargado de años y trabajos y consideración de los venideros, pospuesto todo peligro de tan larga y peligrosa navegación, viene esta tercera vez a dar quenta a V.M. de lo que a su Real servicio conviene…».

Fue pionero en la predicación del evangelio en la isla de Mindoro, donde fueron numerosas las conversiones que consiguió. Junto con la labor misionera, desempeñó el cargo de Visitador General, comisionado por el propio Rey y por la Autoridad Apostólica. En 1572, impulsado por su gran celo apostólico, pretendió, junto con otro religioso agustino, fray Agustín de Alburquerque, pasar a China a predicar el Evangelio, misión que no pudieron realizar, porque los mercaderes chinos que se habían comprometido a llevarlos no cumplieron su promesa. Se le considera, con toda justicia, como uno de los fundadores de la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús de Filipinas.

En 1575 fue elegido Prior del convento de Manila y Definidor, siendo reelegido para los mismos cargos en el Capitulo de 1578. En 1580 se encontraba en Madrid, resolviendo varios asuntos que le había encargado la Provincia. Interesado Felipe II en enviar una embajada al emperador de China, extendió su nombramiento de embajador suyo a fray Francisco de Ortega, el cual, para llevar a cabo aquella misión, debía hacerse acompañar de otros dos agustinos. De vuelta a Filipinas, fueron vanos sus intentos para entrar en China, de modo que no pudo dar cumplimiento a los deseos del monarca español.

Importantes asuntos, entre ellos el reclutar más misioneros, y sin miedo a aquellas terribles travesías, le trajeron de nuevo a Madrid en 1584. La Provincia de Castilla le dio el título de Visitador de Filipinas, nombrándole jefe de la misión que había de salir con destino a las Islas, todo lo cual fue confirmado por el Prior General de la Orden con fecha 5 de junio de 1587. Y, en efecto, con aquel grupo de misioneros llegó a Manila en mayo de 1590. En 1591 fue nombrado Definidor de la Provincia para el Capítulo General, teniendo que desplazarse, una vez más, a España y de aquí a Roma; con ese motivo el Gobernador de las Islas le invistió de poderes extraordinarios para tratar en Madrid asuntos relacionados con la Audiencia de Manila y de su Obispado. Siete años más tarde lo encontramos de nuevo, ya por última vez, en Madrid, en el Convento de san Felipe el Real, en cuyos libros de consulta aparece su nombre desde el 8 de mayo de 1598 hasta el 22 de febrero de 1599.

El día 12 de abril de 1599 Felipe III lo presentó para Obispo de Nueva Cáceres en Filipinas. El Papa lo preconizó en 13 de septiembre del mismo año, siendo consagrado en México al año siguiente. Falleció sin haber podido tomar posesión de la sede, puesto que «murió de camino», según el P. Tomás de Herrera.

Entre los escritos que nos dejó figuran interesantes Memoriales, Relaciones e Informaciones varias sobre «el estado de las Islas» y «sobre los muchos servicios que prestó la Orden en aquellas tierras».

Teófilo Viñas, OSA

Escritos

  1. «1594. Varias cartas memoriales sobre el estado de las Islas Filipinas. Acompaña una información del Procurador de la Orden Antonio Serrano, sobre los muchos servicios que prestó dicha Orden en aquellos países, citando los primeros trabajos del Padre Andrés de Urdaneta, y Fray Martín de Herrada y otros agustinos en la expedición de Legazpi»: Revista Agustiniana 2 (1881) 127-132; 256-262; 306-323.
  2. «Cartas, memoriales e informes», en RODRIGUEZ RODRIGUEZ, Isacio, Historia de la Provincia Agustiniana del Smo. Nombre de Jesús de Filipinas. Manila 1978, vol. XIV, pp. 133-148; 456-462; 466-470; 533-534; 542-544; Manila 1981, vol. XV, pp. 4346; 71-92; 389-393; Valladolid 1983, vol. XVI, pp. 31-84, 227-229, 315.

Biografías

APARICIO LÓPEZ, Teófilo

Misioneros y colonizadores agustinos en Filipinas.
Valladolid 1965, pp. 155-177.

CASTRO, Agustín María de

Misioneros agustinos del Extremo Oriente, 1565-1780. (= Osario Venerable).
Edición preparada por Manuel Merino. Ed. CSIC. Madrid 1954, pp. 99-100.

DÍAZ ALONSO, Paulino

«Episcopologio hispano-agustiniano. Ilmo. y Rmo. Sr. D. Fr. Francisco Ortega, primer Obispo de Nueva Cáceres»: Archivo Histórico Hispano Agustiniano 3 (1915) 354-362; 4 (1915) 130-131; 369-378.

ESPADA, Antonio

«Ortega, Francisco», en Diccionario de Historia Eclesiástica de España. Ed. CSIC. Madrid 1973, vol. III, p. 1843.

HERRERA, Tomás

Alphabetum augustinianum.Matriti 1644, vol. I, pp. 234-235

RODRIGUEZ RODRIGUEZ, ISaCiO, y ÁLVAREZ FERNÁNDEZ, Jesús

Diccionario biográfico agustiniano. Provincia de Filipinas. Volumen primero (1565-1568).
Ed. Estudio Agustiniano. Valladolid 1992, passim.

RODRIGUEZ RODRIGUEZ, ISaCiO, y ÁLVAREZ FERNÁNDEZ, Jesús

Diccionario biográfico agustiniano. Provincia de Filipinas. Volumen segundo (1590-1600).Ed. Estudio Agustiniano. Valladolid 1992, passim.

VIÑAS TEÓFILO, OSA

Agustinos en Toledo
Ed. Escurialenses, San Lorenzo de El Escorial 2007, pp. 182-184.


Estudios

GARCÍA, Esteban

Crónica de la Provincia agustiniana del Santísimo Nombre de Jesús de México.
Madrid 1919, pp. 6-8; 123-125.

GRIJALVA, Juan de

Crónica de la Orden de N.P.S. Agustín.
México 1624, fols. 139-171; Ed. Porrúa. México 1985, pp. 365-395.

MARTÍNEZ DE ZÚÑIGA, Joaquín

Estadismo de las Islas de Filipinas o mis viajes por este país. Edición de W. E. Retana. Madrid 1893, vol. I, pp. 82-95.

MEDINA, Juan de

Historia de los sucesos de la Orden de N. Gran P. S. Agustín en estas Islas Filipinas, desde que se descubrieron y se poblaron por los españoles, con las noticias memorables. Manila 1893, pp. 74-77, 94-96, 121-124.

RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Isacio

Historia de la Provincia Agustiniana del Smo. Nombre de Jesús de Filipinas.
Manila 1968, vol. I, pp. 170-176, 339-349, 363-369

RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Isacio

Historia de la Provincia Agustiniana del Smo. Nombre de Jesús de Filipinas.
Valladolid 1976, vol. X, pp. 15-19; 34-37; 41-42; 70-77; 90-96; 102; 114-118; 121-125.

SAN AGUSTÍN, Gaspar de

Conquistas de las Islas Philipinas .
Imp. Manuel Ruiz de Murga. Madrid 1698, vol. I, passim

SANTIAGO VELA, Gregorio de

Ensayo de una Biblioteca Ibero-Americana de la Orden de San Agustín.
Madrid 1922, vol. VI, pp. 169-175.

TURRADO CRESPO, Eleuterio

«Un misionero ilustre: el P. Francisco Ortega»: Religión y Cultura 30 (1935) 232-254.

Para ampliar la bibliografía

LAZCANO R.

Bibliographia missionalia augustiniana. América Latina (1533-1993)
Ed. Revista Agustiniana. Madrid 1993, pp. 315-320
www.augustiniana.net/es/index.htm