Merino Merino, Heliodoro

Heliodoro Merino Merino

Heliodoro Merino Merino

Nació en La Puebla de Valdavia (Palencia) el día 26 de febrero de 1901. Era hijo de Lázaro y de Petra. Recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de las Nieves, dos días después de su nacimiento. Estudió latín y humanidades en el Barrio de la Puebla (Palencia).

Hizo el noviciado en el Monasterio de San Lorenzo. de El Escorial, donde profesó de votos simples el 28 de octubre de 1917 y de solemnes el 14 de enero de 1923.

De naturaleza enfermiza tuvo que suspender los estudios de la carrera eclesiástica durante algunos años, que pasó en los conventos de Santiago de Uclés (Cuenca) y en El Escorial con el fin de recuperarse. Terminada la carrera, fue ordenado sacerdote el 3 de enero de 1926. El 20 de enero del mismo año fue destinado al colegio de Alfonso XII, de San Lorenzo de El Escorial, en calidad de inspector y profesor. Seguía siendo un problema su delicada salud por lo que le destinó en años sucesivos a Guernica y a Palma de Mallorca, sin que lograse encontrar mejoría. De Palma regresó al Monasterio.

Fue detenido con toda la comunidad del Monasterio de El Escorial, y encarcelado el 6 de agosto de 1936 en la prisión de San Antón.

Tras casi cuatro meses de vida carcelaria fue juzgado a finales de noviembre y condenado sólo por ser religioso. Se incluyó su nombre en una de las “sacas” de la muerte. Le ataron las manos, habiéndole despojado antes de todos los efectos personales. A media mañana fue conducido con otros 50 agustinos a Paracuellos del Jarama, y asesinados el 30 de noviembre de 1936, dando todos grandes muestras de serenidad y gran fe, por las que hasta los mismos asesinos quedaban admirados.