Val Villameriel, Honorato del

BiografíaObrasBibliografía
Honorato del Val Villameriel

Honorato del Val Villameriel

Nacimiento y formación

Nació en Monzón de Campos (Palencia) el 29 de diciembre del año de 1859. En el Colegio de Agustinos de Valladolid tomó el hábito en 1875 Y profesó el 27 de octubre de 1876. Desde La Vid, donde cursó los estudios de Filosofía, se trasladó a Roma en noviembre del año 1879. En el Seminario Pontificio siguió los estudios de Teología y Derecho, obteniendo los títulos de bachiller en Teología el 28 de junio de 1881; de licenciado, el 5 de julio de 1882 y de doctor, en el día 19 de julio de 1883; de bachiller en Derecho romano y canónico el 16 de junio de 1884, y de licenciado, el mismo día de 1885. Al lado de estos estudios cultivó con algún esmero las lenguas orientales, especialmente el árabe.

Destinos y docencia

Es destinado, al volver de Roma en el año 1885, al Colegio «Alfonso XII», donde explica Retórica y Poética e Historia Universal. Al año siguiente pasa al Monasterio para hacerse cargo de las clases de Moral y Derecho canónico. El 10 de septiembre de 1888 le fue conferido el título de Lector por la Orden. Durante cuatro años desempeñó las referidas cátedras, siendo agregado en 1890 a la Real Biblioteca para los trabajos del Índice de la misma en la sección de lenguas orientales.

De esta primera época de profesor conservamos un tratado de Teología Moral, incompleto, De Iustitia et Iure y De obligationibus in genere et in specie. Especial interés tiene la Teología Moral, obra de grandes pretensiones dentro de un marco característico propio, que deja entrever ya las buenas dotes de sistematizador del P. Honorato. Su colaboración en la revista La Ciudad de Dios se limita a una serie de artículos centrados en estudios teológico-bíblicos, que son suficientes para convencernos de las nuevas formas que el P. Honorato aportaba a los problemas religiosos desde la ciencia.

En 1894 pasó a La Vid y de 1895 a 1899 fue director del Colegio de Palma de Mallorca. Nombrado maestro en Sagrada Teología en 1897, dos años después volvía a El Escorial para explicar las clases de Ontología y Cosmología. En 1900 era designado regente de Estudios de dicho centro, donde falleció el 6 de abril de 1909.

Si nos atenemos a los datos, fechas de una vida precipitada, sorprende que el P. del Val pudiera concluir una obra de la magnitud de su teología. Y más sorprendente aún la perfección y señalamiento valorativo de los tratados y de los problemas.

Obra teológica. Valoración

Si alguno de los agustinos escurialenses es digno de particularísima mención y reúne méritos suficientes para ocupar un puesto distinguido en la historia de la teología española contemporánea es el P. Honorato del Val

De 1906 a 1908 publicó los tres tomos de su Theología dogmática, «escritos en latín verdaderamente didáctico, tan elegante y correcto como natural y sencillo, acogido con unánime aplauso de los conocedores de la materia, colmados de alabanzas por toda la prensa inteligente nacional y extranjera, adaptado como texto en muchos seminarios y en pleno Capítulo General para los estudios de la Orden en todo el mundo, y calurosamente elogiados por el Pontífice Pío X en honrosísima carta dirigida al autor» . La cita del P. Muiños refleja fielmente la acogida favorable que los críticos dispensaron a la Dogmática del P. Honorato. No es, ni mucho menos, producto de un entusiasmo desmedido o impresión personal deformada por intereses convencionales. Los hechos fueron así y ocuparía varias páginas la enumeración con algún detalle de las revistas que dieron cuenta del acontecimiento editorial.

Hombre de ideas propias, de talento claro y preciso, humanista de vasta erudición, conocedor profundo de la filosofía, aficionado a las ciencias físico-naturales, el P. Honorato del Val era, por eso mismo, indudablemente el llamado a hacer la síntesis más perfecta y adaptada a las exigencias y gustos de su tiempo. Su teología no es una concepción estática, historicista e inoperante de la ciencia de Dios; es, ante todo, el resultado de factores activos que operan desde dentro la verdadera revolución de los estudios teológicos en España.

El P. Honorato fue un intuitivo que acertó con la única posibilidad al alcance para hacer de la teología una ciencia actual sin romper tampoco con la tradición. El título mismo de la obra, Sacra theologia dogmatica recentioribus academiarum moribus accommodata, indica el rumbo, la dirección, que orienta su teología: la re-actualización de los problemas en conformidad con las necesidades presentes de la enseñanza por la interpretación consciente y calculada del espíritu que animó los comentarios clásicos de la mejor época. Aspecto fundamental que destacan con insistencia los críticos.

El procedimiento, los modos teológicos del P. Honorato, son inconfundibles. La carta dirigida por Su Santidad Pío X al autor recoge y unifica el parecer de todos, poniendo, por su parte, de relieve, la importancia que tiene para la teología la confrontación razonada de la fe con la ciencia: «Aunque trabajaste en un género ya trillado por los escritos de muchos-dice-,sin embargo no compusiste una obra vulgar, sino tal, que a muchos varones de juicio severo les ha parecido, sin duda alguna, excelente. Los cuales, alabándote porque, valiéndote de los más probados autores, particularmente de San Agustín y de Santo Tomás, expones con claridad y concisión rico caudal de sana doctrina, ensalzan también la penetración de tu ingenio que en las nuevas cuestiones suscitadas por los progresos del saber humano, ha sabido conciliar hermosamente la fe con su hermana la ciencia».

A la base de su exposición en las cuestiones controvertidas, de escuela, está la objetividad. Exento de compromisos escolásticos, que no sirven a la teología y sí a las instituciones, actúa con la máxima independencia y señorío. Estas cuestiones —comenta en frase feliz La Revue Augustinienne— «le ofrecen más de una vez la ocasión de manifestar tanto su perfecta lealtad como su don maravilloso de juicio, su sagacidad, su absoluto dominio del asunto. Más de una vez encuentra la palabra justa, capaz de conciliar las doctrinas si los hombres quisieran entenderse».

El lado propio, característico, de la Theología del P. Honorato está en que constituye un curso agustiniano. Curso que significa dentro de la escuela agustiniana «una reacción restauradora en favor de la interpretación egidiano tomista de la doctrina de San Agustín». Opinión generalizada, casi única, entre los comentadores, es centrar el agustinismo del P. Honorato en la persona de Egidio. Para nosotros la verdad es que logra lo que hasta entonces nadie había conseguido: la síntesis integral de la escuela como doctrina y como estilo. Las posturas unilaterales no cuentan para él y posee como nadie el secreto de acertar en cada caso con el autor y con la tesis precisa de orientación agustiniana.

La teología del P. Honorato representa ciertamente la visión agustiniana del tomismo, cuyo intérprete más autoridado es Egidio Romano. Sobre todo, supo dar sentido a la actualidad teológica sin malherirla, estructurándola dentro de un esquema ideológico de ideas aprobadas por la tradición con objeto de lograr una síntesis doctrinal desde el tomismo, por supuesto, pero agustinizado. Obra que es ya clásica, intangible, de consulta, porque es autoridad.

Segundo Folgado, OSA
1891 1. La Biblia y la ciencia: LaCdeD 25, pp. 401-410, 489-502.
1892 2. El Cardenal Sepiacci, [0.S.A]. Datos biográficos. Madrid. Imprenta de Luis Aguado. (s.f. 1892). 16 p. 24,5 cm. (Biblioteca de La Ciudad de Dios). Publicado en: LaCdeD 27 (1892) 5-14
1892-93 3. El origen del Pentateuco y la crítica racionalista: LaCdeD 29 (1892) 107-18; 30 (1893) 93-106, 241-54
1893-95 4. El Pentateuco y la arqueología prehistórica: LaCdeD 30 (1893) 591-99; 31 (1893) 437-48; 32 (1893) 177-188, 347-53; 33 (1894) 34-44, 337-46; 34 (1894) 349-57; 35 (1894) 329-36; 36 (1895) 16-26.
1894-95 5. Redactó la sección de la Revista canónica en LaCdeD, vols. 33-38. El vol. 34 en colaboración.
6. Una impugnación y una defensa de la encíclica Providentissimus
Deus [de León XIII]: LaCdeD 36, pp. 422-30

7. La historia bíblica del Paraíso y la crítica positivista: Id 37, pp. 481-90; 38, pp. 83-91.

1895-98 8. La historia bíblica del Paraíso y la exégesis bíblica: LaCdeD 41 (1895) 161-71, 401-14; 42 (1897) 573-86; 43 (1897) 241-50; 44 (1897) 169-83, 561-75; 45 (1898) 445-57; 46 (1898) 401-16.
1896 9. Sermón predicado en el Aniversario de la Conquista de esta ciudad de Palma, el día 31 de diciembre de 1896, … Cromo-tipolitografía de Bartolomé Rotger. 30 p. 20,5 cm.
1900 10. Sermón que en la solemne fiesta celebrada el día 2 de Mayo de 1900, con motivo de la Bendición de la Bandera de la Cruz Roja de la Comisión del Distrito de San Lorenzo de El Escorial. Madrid. Tipografía de R. González. 1900. 12 p. 22,5 cm.

11. El supuesto antropomorfismo del Pentateuco: LaCdeD 51, pp. 254-57.

12. El castigo de nuestros primeros padres: Ib, pp. 571-87.

13. La maldición de la serpiente (cuestión bíblica): Ib 52, pp. 105-14.

14. La traslación del cuerpo de san Agustín: Ib 53, pp. 245-56.

1906-08 15. Sacra Theologia Dogmatica recetioribus Academiaruin moribus commodata. Vol. I. De Deo Uno. De SS. Trinitate. De Deo creante et elevante. Matriti. Typis filiae Gómez Fuentenebro. 1906. V111-692. p. 23 cm.

15 a. Sacra Theologia Dogmatica… Vol. II. De Verbo incarnato. De gratia divina. De virtutibus infusis. Matriti. Typis filiae Gómez Fuentenegro. 1906. 728 p. 23 cm.

15 b. Sacra Theologia Dogmatica… Vol. III. De septem Ecclesiae sacramentis. Matriti. Typis filiae Gómez Fuentenegro. 1908. 752 p. 23 cm.

1907 16. El nuevo error sobre la divina paternidad de S. José: LaCdeD 72, pp. 483-92.
1960 17. P. Honorato del VAL, Agustino, Meditaciones eucarísticas. Edición preparada [y nota preliminar] por el P. Fernando Rubio, O.S.A. Real Monasterio de El Escorial. Editorial y Gráficas Senén Martín.- Ávila, 1960. 141 p. + 1 de licencias. 15’5 cm. (Biblioteca “El Buen Consejo”. Obras de piedad).
1965 18. Dei Opus. Mundus-homo-Angelus. luxta Methodum P.H. del Val O.S.A… Luis Arias. O.S.A. Matriti. Religión y Cultura. 1965. XXXIII. 474 p. 24 cm. (Bibliotheca Theologica augustiniana).

Para más datos: Cf. GONZÁLEZ VELASCO. M., OSA, Autores Agustinos de El Escorial. Catálogo Bibliográfico y Artístico, Ediciones Escurialenses, San Lorenzo de El Escorial 1996, pp. 1099- 1103.

BORREGO SALDAÑA, Julio

“A la memoria bendita del P. Honorato del Val”: El Correo de Mallorca (8.abr.1910)

DÍAZ GARCÍA, Gonzalo

“El P. Honorato del Val (†1910) frente al racionalismo y modernismo”: LaCdeD 172 (1959) 683-697.

CILLERUELO, Lope

“Homenaje al P. Honorato del Val (El Escorial)”: ArAgu 54 (1960) 139-42.LaCdeD 164 (1952) 513-31

GONZÁLEZ VELASCO, Modesto

Autores Agustinos de El Escorial. Catálogo Bibliográfico y Artístico,
Ediciones Escurialenses, San Lorenzo de El Escorial 1996, pp. 1099-981- 1103.

FOLGADO FLÓREZ, Segundo

“Las ciencias eclesiásticas y los agustinos de El Escorial” en ALONSO TURIENZO, S (Dir), La comunidad agustiniana en el Monasterio de El Escorial. Obra cultural (1885-1963), Biblioteca “La Ciudad de Dios”, Impr. Monasterio de El Escorial, 1964, pp. 32- 63

LLORDÉN Andrés

“Biobibliografía agustiniana escurialense”, en ALONSO TURIENZO, S (Dir), La comunidad agustiniana en el Monasterio de El Escorial. Obra cultural (1885-1963), Biblioteca “La Ciudad de Dios”, Impr. Monasterio de El Escorial, 1964, pp. 636-38

PRIETO, Teófilo

“Puntos para definir el carácter de la teología del P. Honorato del Val en relación con san Agustín”: LaCdeD 172 (1959) 666-82
“El Padre Honorato del Val filósofo”: LaCdeD 174 (1961) 140-43.

RENEDO MARTINO, Agustín

Escritores palentinos (Datos bio-bibliográficos), t. 3. Madrid-El Escorial, 191-1926, pp. 224-233

RUBIO, Fernando

“Una expresiva muestra de la espiritualidad de P. Honorato del Val, O.S.A.”: RevAguEsp 1 (1960) 180-83

SANTIAGO VELA Gregorio

Ensayo de una Biblioteca Iberoamericana de la Orden de San Agustín
Madrid- El Escorial 1931. Vol. 8, pp. 50-53.

VILLALBA, Luis

El P. Honorato del Val. Datos biográficos. Madrid. 1910, 30 p. Publicado también en LaCdeD 82 (1910) 277-88, 358

ZARCO CUEVAS, Julián,

Escritores Agustinos de El Escorial (1885-1916), Madrid 1917, pp. 309-15