Casa de acogida S. Agustín y Santa Mónica

PresentaciónHistoriaServicios y actividades

La Casa de Acogida San Agustín y Santa Mónica es un proyecto de Cáritas Madrid financiado totalmente por la Provincia Agustiniana Matritense financiado totalmente desde el año 1995.

Pretende dar respuesta a personas en situación de exclusión social, sin recursos económicos, carentes de apoyo familiar y/o social y con necesidad de vivienda. Tienen que estar dispuestas a llevar a cabo un proceso educativo de normalización y de inserción social. El acceso a la Casa de Acogida se puede realizar desde cualquier dispositivo de la red socio-sanitaria.

Trata de ayudar principalmente a dos grupos de personas: por un lado, a aquellas con un deterioro físico y/o psicológico tal que limita sus posibilidades de independencia y autonomía, pero con perspectivas de una vida relativamente larga en un proceso de cronificación de su enfermedad; y por otro, a personas que presentan una mayor autonomía física y psicológica y con expectativas de continuar su proceso en otros recursos, con una exigencia mucho mayor de autogestión. Hay que tener en cuenta que las personas que llegan a esta casa presentan una gran desestructuración personal y social, lo que supone que, a pesar de haber alcanzado una situación estable en lo referente a la salud, presentan otras muchas carencias que dificultan la consecución de un estilo de vida normalizado.

Puesta en funcionamiento en 1989, en su origen la Casa de Acogida era un recurso específico para personas con VIH-SIDA.

Durante este tiempo la evolución de la enfermad ha ido cambiado. Ahora es una enfermedad crónica, lo que conlleva otros problemas derivados del tratamiento antirretroviral como pancreatitis, hepatotoxicidad, lipodistrofia…Por otro lado, al estabilizarse la enfermedad se generan otras patologías asociadas que limitan las posibilidades de inserción, como deterioro cognitivo, problemas en la movilidad, etc. Por esto, y para adecuar el proyecto al nuevo Modelo de Intervención de Cáritas Madrid se ha considerado necesario abrir el perfil a personas que no tienen VIH.

Desde el año 1995 la Provincia Agustiniana Matritense se viene haciendo cargo de la financiación de la Casa de Acogida San Agustín y Santa Mónica. El proyecto se asumió el año de celebración del centenario de la Provincia. Es una forma de dar gracias a Dios por los dones recibidos a lo largo de todo este tiempo y también una manera de expresar la comunión de bienes, que los agustinos asumimos como una característica fundamental de nuestra forma de vida.

Objetivos

En relación con los residentes:

Mejorar la calidad de vida de los residentes

  • Cubrir sus necesidades básicas sanitarias, de higiene, alimentación, alojamiento y administrativas.
  • Propiciar un clima familiar y de acogida que permita afrontar su propia realidad.
  • Ofrecer un marco de referencia social que propicie el desarrollo de actitudes de crecimiento personal.
  • Fomentar e incrementar una mayor autonomía e independencia personal:
  • Favorecer la adquisición de autonomía en sus necesidades básicas: salud, higiene, alimentación, cuidado de su ropa…
  • Fomentar la adquisición de habilidades sociales para la convivencia y la participación activa en su entorno.

En relación con los voluntarios

  • Destacar las labores de convocatoria y selección del voluntariado.

Voluntario de la Casa de Acogida San Agustín y Santa Mónica.

Trabajo educativo

En la Casa de Acogida se lleva a cabo un trabajo educativo en el que se abordan todas las áreas que componen la esfera personal y social, siempre desde el respeto a los principios de individualidad, participación y autodeterminación. Esto supone una intervención a distintos niveles:

  • A nivel individual, mediante la elaboración de proyectos educativos individuales, en los que se abordan todas las áreas de la persona. El nivel de profundización en las distintas áreas vendrá determinado por las posibilidades y necesidades de cada residente.
  • A nivel grupal, desarrollando aquellas acciones de las diferentes áreas que contemplen los aspectos grupales.
  • A nivel comunitario, participando en jornadas y encuentros, y siendo canales de participación de la comunidad en el Proyecto a través del voluntariado social.