Grupos Inquietud

Miembros:

  • Jóvenes universitarios o del mundo del trabajo no intelectual que, desde una fe personalizada, apuestan por los valores del Reino de Dios.
  • Jóvenes con una madurez humana y religiosa que les capacita para percibir el mundo como un empeño colectivo y la humanidad como el gran signo de Dios.
  • Hombres y mujeres que se sienten piedras vivas de la Iglesia, dispuestos a realizar un proyecto cristiano de vida.

Los grupos INQUIETUD son, de algún modo, Escuela de Animadores, Centros de Orientación Vocacional, Comunidades cristianas de Jóvenes…

Tiempo de síntesis, personalización y jerarquización de valores. Descubrir la vida como PROYECTO, como BÚSQUEDA, como CONVERSIÓN y como SERVICIO.

En el proceso de madurez cristiana, la pertenencia al grupo INQUIETUD se caracteriza por tres elementos fundamentales:

  • Definición de la opción vocacional: matrimonio, vida consagrada…
  • Definición profesional.
  • Integración activa en la Iglesia y experiencia de la espiritualidad agustiniana (interioridad, búsqueda de la verdad, comunidad…)

Objetivos:

  • Conocer los fundamentos de la fe cristiana mediante una formación bíblica y teológica que permita dar razón de las propias convicciones.
  • Personalizar los valores del Reino de Dios desde una fe madura.
  • Vivir la fe cristiana como una misión que lleva a servir al hombre y a construir la ciudad de Dios mediante el amor, la paz y la justicia.
  • Asumir responsabilidades estables en la Iglesia (Catequesis, acción social, voluntariado…).
  • Sentirse vinculado a la familia agustiniana compartiendo un mismo espíritu y colaborando en sus obras apostólicas.
  • Formar parte del laicado agustiniano a través de la pertenencia a alguna de sus estructuras asociativas.

Medios:

  • Reunión periódica para la revisión de vida, la reflexión teológica, la celebración y el estudio de la espiritualidad agustiniana.
  • Participación en los programas pastorales de la diócesis.
  • Mantener relación directa con las Comunidades Agustinianas y participar, de algún modo, en su vida litúrgica y apostólica.
  • Colaborar en las Escuelas de Agentes de Pastoral Agustiniana, comunidades cristianas de jóvenes y otros servicios eclesiales.
  • Participar en los encuentros de laicos y celebraciones de carácter agustiniano.