La peor crisis de oración

¿No es a veces nuestra oración tan tibia, o más bien fría, y aún casi nula, o totalmente nula, que ni siquiera reparamos con dolor en ello? Porque dolerse de esa flojedad es ya tener oración.

San Agustín,Diversas cuestiones a Simpliciano